videoentrevistas








 

Noche Floreada en el Konex.
El festival “Noche Floreada” en Konex desbordó de ritmo el sábado 28 de mayo con las presentaciones de la orquesta Cumbia Grande, Cumbia Hasta el Lunes y Sonora Camarón.
Crónica de un movimiento musical que viene pisando fuerte en la escena cultural porteña.
Leer más.


Bersuit en el Ópera
Bersuit Vergarabat presentó "La Nube Rosa" en el Teatro Ópera Allianz.


Noche de rock en General Rodriguez
Los Persas se presentaron en su ciudad para
brindar un show cálido y enérgico
.


Científicos del Palo en La Trastienda
El trío marplatense se presentó por segunda vez en el local de San Telmo.


   

Compartimos un video que hicimos para pedir justicia por Cromañón y mostrar la postura de los sobrevivientes que pide la inmediata libertad a Callejeros


¡Videos que nos gustan y no tienen nada que ver!
Capusotto muestra cómo se puede alterar tu cuerpo con el exceso de verdura...






 
  La orquestina de señoritas en el Caras y Caretas


Las Taradas presentaron “Sirenas en la jungla” en el Caras y Caretas 2037

La orquestina de señoritas brindó un show muy festivo en el teatro ubicado en la calle Sarmiento al 2037.

La cantautora Samantha Navarro calentó el escenario con sus canciones traídas desde Uruguay. Sonaron “Sudoku” (una de sus adicciones antes del Candy Crush) y “Al vino y al cielo agradezco”, contando que estudió y terminó su preparación para Sommelier.
Tiene diez discos grabados y “Saltar al tiempo deseado” es el último. En escena se muestra muy carismática y elige “Analia” para despedirse.
Luego Las Taradas le dan el empujón de energía que enfiesta la noche con temas como “Canción del Jangadero” y la invitan a Navarro para hacer “La preferida”, una canción que propone el amor libre, siguiendo con “Copando Copacabana”.

La banda puede adaptarse a cualquier estilo, por momentos hacen funk, después charleston, luego algo de blues. Pero también hay un tango cantado en portugués que cambia a un ritmo de samba brasileño. En “El Otorrinolaringólogo” hacen un bolero con ritmo de son que por momentos pasan al cha cha cha y rulen al son.
Más tarde suena un enganchado entre “Mi pollera amarila”, “¿Qué tendrá el petiso?”, “Macarena” y “El bombón asesino” para cerrar con “Santa Marta”. ¿Querìas cumbia?, ¡Tomá!

Para el final dejan un poco de ritmo Country y el cierre es con el cuarteto "Amor en bancarrota" donde repentinamente salta un clarinete al mejor estilo Medio Oriente y un bajo bien cumbiero.
Las Taradas es una de las banda más creativas de la música independiente hoy día y sus shows son una bomba de ritmos mezclados que dejan al público en un punto de efusión muy fuerte.

Por Mauro Vallejos


Foto gentileza de Noe Pachado del primer show de la banda en el 2016 abriendo el PArador Konex

  Compartimos un martes con Santiago Vazquez


Otro martes al ritmo

Los tres golpes a la puerta son tan fuertes que se escuchan desde el escenario que está a casi 40 metros. Santiago entra empochadísimo con una bufanda tan grande que pareciese ahorcar su cuello y un café en la mano. Tras él, una ventisca inmensa obliga a cerrar de un portazo. En el noticiero dicen que este es el martes más frío de 2015.

Se funde en abrazos con las cuatro personas que están armando el escenario y ocupándose del sonido de La Grande, un proyecto que tiene tres años y desde noviembre del pasado celebra sus ciclos los martes en Santos 4040 con cada vez mayor convocatoria.

Los ensayos de la banda comenzaron sólo dos semanas antes de la apertura del ciclo, lo que demuestra la calidad de músicos que la conforman y también cómo el sistema de improvisación por señas vuelve todo mucho más sencillo a la hora de coordinar músicos que no han tocado en conjunto.

Este sistema, que llegó a exportarse a Amércia Latina y Europa, se caracteriza por simplificar montones de ritmos a los 5 dedos de cada mano que arman figuras especiales. Lo emprendió con La Bomba de Tiempo, grupo de percusión que el mismo creó y que hace 6 años tiene funciones agotadas en el Konex.

Igualmente en 2012 se apartó del proyecto. “En la época de La Bomba yo tenía necesidad de hacer otras cosas. El tamaño era enorme, requería mucho trabajo no solo musical sino también de índole organizacional y de producción con mucha gente trabajando, todas las semanas varios shows con mucho público, requería muchísimo esfuerzo para mí y en un momento me pareció que a nivel musical y artístico lo que yo quería lograr ya estaba ahí, ya sucedía, entonces eso no me estaba devolviendo una recompensa suficiente a todo lo que entregaba sin poder abocarme a otros proyectos que quería realizar por cuestión de tiempo y energía”

Cuando le preguntan qué fue lo que lo llevó a tener tantos éxitos musicales dice no saber el motivo, “De hecho, creo que tuve más fracasos que éxitos, el tema es que los éxitos son los que terminan saliendo a la luz y de los que la gente más se entera. Mi consejo, lo que me sirve como consejo a mí mismo, es hacer algo que tenga mucho sentido para uno, porque si es algo que uno necesita hacer, que está visualizando con claridad, entonces lo vas a hacer, ante los problemas vas a continuar porque no lo haces por la recompensa inmediata, lo haces por algo que te puede hacer feliz en lo profundo. Cuando encontrás esas imágenes que son el sentido de tu vida no es fácil que te hagan abandonar, podés tener mil problemas pero te vas a levantar y vas a probar de otra forma pero vas a seguir intentándolo. Uno se la pasa haciendo zapping en la vida si no tiene claro qué película quiere ver”.

Mas allá de sus éxitos y del poco tiempo que le dejan todas sus actividades la entrega a hacer esta nota fue inmediata, de hecho le pasó a este cronista un cronograma con todos los horarios de sus actividades semanales para elegir en qué momento realizarla.

Santiago tiene un perfil bajo, en ningún momento de la prueba de sonido se muestra como el director, no pareciese resaltar entre los demás. Inclusive su batería todavía no está armada y comenta que el ensayo está muy retrasado pero no se alarma, quien maneja los horarios del evento es su manager Alejandro Mazzei que también trabaja con Juana Molina y el Combinado Argentino de Danza y es el único que lo llama por su segundo nombre, Ramón.

-¿Santi es fácil de manejar?
“Si, estoy hace 6 años trabajando, él me hizo a mi.”

Mauro Sarachian, quien toca el cello eléctrico en La Grande, comenta que estuvieron viendo con el guitarrista una canción del repertorio y que le cambiaron algunos arreglos. Vazquez se muestra abierto a la propuesta y le responde que terminen de definirlo entre ellos dos.

Sarachian cuenta que siempre tocó música clásica, “Nunca hice algo tan groovero” pero cuando estuvo de viaje en Europa quiso armar un grupo de percusión con señas en Bruselas y se contactó vía mail con Santiago para que los ayude, “Se re copó con el proyecto y nos dio un montón de consejos, nos mandaba muchas cosas desde Argentina. A mí me re gustaba todo lo que hacía con sus bandas anteriores: Puente Celeste, El Club Del Disco y ni que hablar La Bomba de Tiempo”

El sistema de señas también permite que cada martes haya una Jam de improvisación con músicos ajenos al grupo. “Acá en La Grande nunca sabes quién se sube de invitado. La semana pasada tuvimos al batero de Spinetta y a Nano Stern tocando el violín. Hace un més estabamos zapando y de pronto escucho una batería re rockera con mucho swing y cuando me doy media vuelta estaba Fernando Samalea, el baterista de Charly y Los Enfermeros”.

De a poco llegan los nueve músicos de la banda. Todos lo saludan con un abrazo cariñoso y preparan su set. El tecladista Alejandro Franov se muestra como el más humorístico. Mientras todos se concentran en afinar sus instrumentos él ecualiza su teclado como un órgano de iglesia y humorea invitando a sus compañeros a que cierren los ojos y se dejen llevar por una sesión de reiki.

Santiago sonríe y sentencia “dejen la charla sindical”. Se pone un micrófono inalámbrico con vincha y ahí si que él es el líder de la escena, sentado en la batería, por momentos tocando y por otros direccionando al resto.

Pareciese estar atento a cada detalle, hasta a la propuesta gastronómica del ciclo. “Nosotros le ofrecemos a la gente cada martes un plato distinto, de alguna ciudad puntual, lo que nos pidió Santi es no caretearla con la cocina, en el sentido de que si ponemos comida vegetariana no haya una hamburguesa pero de lentejas, que seamos fieles a una idea” cuenta Gustavo, el responsable de alimentar a quienes vienen a escuchar.

Fiel a su manía por compartir lo que hace con cada uno de sus proyectos musicales Santiago le regala a un conocido un disco que grabó en formato solista el año pasado. El mismo está editado por Sony Music, algo extraño en su carrera ya que siempre se abocó a producciones propias e independientes. “Quise ver cómo es ese mundo que me era tan ajeno, hasta ahora no me está ayudando mucho. Igualmente no sé si volveré a hacer algo así, en el sentido que no volvería a grabar un disco, música voy a seguir haciendo pero no sé si en ese formato, capaz no vale la pena. Tal vez, por una cuestión de ritualización, me gustaría hacer un vinilo”.

El telón que divide el escenario de la sala donde está la barra se empieza a cerrar y los músicos suben una escalera hacia los camarines. Santiago saluda y se prepara para lo que será otro martes al ritmo de las señas.

Mauro Vallejos




  La orquestina de señoritas en el Abasto


Las Taradas inauguraron el Parador Konex
– Por Mauro Vallejos
La orquestina de señoritas se presentó en la Ciudad Cultural para abrir el año y el ciclo de recitales que habrá durante enero y febrero. Repasaron canciones de la cultura popular y también algunas de su último disco “Sirenas en la jungla”.

Al fondo del Konex se escucha un repiqueteo de redoblante, silbatos y gritos. El público gira la cabeza y se encuentra con una masa de hombres y mujeres producidos para el carnaval en bikini y sleep. Saltan, gritan y arengan a los presentes.

Luego el escenario se ve colmado de ocho chicas con anteojos de sol que vienen a ponerle música al parador Konex. Son Las Taradas que tocan “El show del perro salchicha” de María Elena Walsh con gracia y calidad. También se dan el lujo de mezclar algún bolero francés “De esos que esuchaban nuestras abuelas” con músicas del imaginario popular argentino como “La guera Salomé”, “Bombón Asesino”, “¿Qué tendrá el petiso?” y “Cartas a Eufemia” de Pedro Infante.

También suenan canciones propias como “Copando Copacabana” y “No quiero ser la única”

Antes habían sido taloneadas por el Dúo Te Amo que mezclaba temas a guitarra y voz con  el recitado de algunas poesías.

Las Taradas se destacan por sus impecables juegos de voces que intercalan a sus integrantes y por momentos rapean, o cantan en portugués o transpiran un blues en inglés. También tienen mucho cambio de instrumentos, puede sonar un contrabajo, un cuatro venezolano, un ukelele o un acordeón en cualquiera de las canciones.

El público baila más efusivamente en canciones como “Que no, que no” o “La Parranda”  pero el broche de oro es “Santa Marta” de Los Wawancó.

El Konex se quedó con ganas de más pero no faltará oportunidad ya que este año la orquestina planea festejar su sexto aniversario en febrero.
Luego de dos discos demuestran desde la autogestión rememorar estilos musicales olvidados y hacer bailar a la gente también con canciones que representan la femineidad de hoy.


Foto gentileza de Noe Pachado

Mas coberturas en "Recitales Pasados"
aima triple salida emergencia